A Esa Fiesta No Voy

Fiesta.png

Por los pasillos me habían contado que las fiestas que organizaba Emilio tenían carácter de épicas, y se rumoreaba que pronto ofrecería una. Yo, al igual que muchos de la empresa, esperábamos ser invitados, pero debíamos esperar.

Fue un martes por la mañana. Se presentó en mi lugar y me entregó la invitación. Confiado, por la seguridad que le daba la fama que le precedía, no dijo nada, solo sonrió y se fue.

Abrí el sobre y vi el diseño y la palabra invitación en ella, no estaba mal.

Lo primero que no me gustó fue que decía una hora de inicio. ¿Cómo se atreve a decirme a qué hora debo empezar a “fiestear”? pensé.

Seguí leyendo y decía que la invitación era para dos personas. Para entonces ya estaba enojado. ¿Quién se cree que es para decirme con cuántas personas puedo o no andar? Yo, si quiero, ando con un grupo de 10 amigos o con tres amigas, ¿por qué me pone límites?

El acabose llegó cuando hasta abajo, en letra chica, decía “Traje Formal”. Encima de todo se tiene que meter con mi forma de vestir. ¡Qué si un traje formal no refleja mi personalidad y lo que soy! ¿Acaso me tengo que hacer pasar por algo o alguien que no soy para encajar con su grupo? ¿Qué hay de mi libertad para ser y proyectar la imagen que yo deseo?

¡Lo odié!

Yo tengo derechos y entre mis derechos está la libertad.

Guardé la invitación en una gaveta, muy molesto.

*  *  *

Hace unos días se puso como trending topic, en redes sociales, el hashtag #EsSexismoLaboral. Fue bueno ver algunos comentarios muy atinados y, por otro lado, fue gracioso y hasta triste, ver varios más bien absurdos —Después de todo usar un hashtag no da validez a ningún comentario—. No obstante, hubo uno que llamó mi atención, que decía algo de que es sexismo laboral que las mujeres sean obligadas a usar tacones en una empresa.

La prenda de vestir que ostenta el título de más absurda es la corbata. No sirve para nada, excepto para una cosa: para dar elegancia. Resulta ser que hay empresas para las que la imagen es importante y obligan a usarla. Obligan como una condición para poder laborar en el lugar. Las mujeres, por otro lado, lo dijo Bronco en su himno a la retórica, con zapato de tacón se ven mejor. ¿Por qué? No sé explicarlo. Acaso moda, o pasa por la percepción de que ponen más cuidado en verse bien o acaso es algo que aprendimos (como con la corbata), pero es una realidad. La prueba es que, a los eventos sociales como bodas, graduaciones y todo tipo de fiestas de noche, donde ellas lucen sus despampanantes vestidos, las mujeres (casi todas) usan los zapatos de tacón. No querer aceptarlo es solo berrinche.

El meollo del asunto es ¿Qué entendemos por libertad?

¿Yo tengo libertad de vestirme como quiera sin que nadie se meta? ¿o las empresas tienen el derecho de establecer normas que les convengan para intentar ser más rentables? —cuando hablamos de negocios, la imagen (la profesional) cuenta.

No es lo mismo hacer negocios con alguien que usa jeans rotos y playera roída a hacerlos con alguien que utiliza traje sastre, principalmente cuando hablamos de marcas.

*  *  *

Más adelante pude ver la queja de una persona que reclamaba a las marcas de ropa no hacer tallas para personas, como ella dijo, gordas.

Les cargaba con culpa y con irresponsabilidad por no asumir su función social de quedar bien con todo tipo de cuerpo.

Dijo que las marcas obligaban a la gente a odiarse a sí mismas, porque no podían usar una marca o ropa bonita.

Si lo hubiese escuchado me hubiera quedado con la boca abierta, pero leído no tiene el mismo efecto, al menos en los gestos.

No, las empresas no están obligadas a satisfacer a cada uno de sus potenciales clientes. Yo no puedo ir demandando a las empresas sabores de helado que yo quiera, medicinas para la enfermedad que me atañe y con la efectividad que yo preciso. No puedo exigir que los autos usen cinco ruedas, ni llamar irresponsables a los de la Coca Cola, por no hacer una gaseosa con el mismo sabor y con los efectos al cuerpo como si estuviera tomando agua pura, todo para no frustrarme y para no odiarme.

Las empresas también son libres, o deberían serlo.

Las empresas están para ser rentables. Esas rentabilidades les permiten generar empleos, pagar impuestos e, idealmente, generar dividendos que pueden ser utilizados por ellas mismas en expansión, en más empresas propias o que sirvan a los bancos para que otros emprendimientos realicen el mismo círculo. Ese, y ningún otro, es su objetivo principal.

Ser felices con lo que tenemos y con lo que somos, sin rendirnos al conformismo, es una labor individual, no algo de lo que las empresas deban estar pendientes.

*  *  *

La libertad es algo que nos encanta cuando es aplicable a nosotros y que solemos no ver claro cuando es para otros, especialmente para empresas.

Si no quiero ir de traje y quiero ir con más personas, puedo ir a otra fiesta o darme a la tarea de organizar la propia.

Si no querés usar zapato de tacón podés argumentar para ver si la normativa cambia, ir a otra empresa o crear la propia, pero no acusar de sexismo laboral.

Si querés vestir bien no podés depender de una marca. Porque un googlazo de imágenes basta para darte cuenta que elegancia y bien vestir existen independientemente del tipo de cuerpo que tengamos.

Que sí, el sexismo, el machismo, el abuso de poder, el chantaje, la explotación y más, son problemas reales con los que hay que lidiar, en aras de resolver, pero no deberíamos dejar que nuestro entusiasmo por la justicia nos nuble la razón.

Si pregonas libertad, deberías pregonarla para todos, y pregonar la libertad que es congruente, no la caprichosa.

Saludos

PS. Emilio no existe y por usar un traje formal, yo no me perdería una fiesta con carácter de épica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s