De Castigos, Política, Arzú y Carreras

arzu2

Una oportunidad no se desperdicia, habrán pensado. El catedrático no se presentó a impartir su clase y eso dio rienda suelta a la creatividad de aquellos para hacer relajo. Era 1994 y yo cursaba cuarto perito. En la clase éramos sólo 18 y con 13 alcanzó para armar un zafarrancho de primer nivel, que hizo que fuera el mismo director del instituto quien se aprestara a la puerta del aula.

A algunos los tomó infraganti, y fueron los primeros en ser invitados por el director a salir al patio, luego preguntó quién más había estado haciendo relajo, dos o tres más se pusieron de pie. Paso siguiente preguntó uno por uno y todos, menos las cuatro mujeres, terminaron en el patio. Yo fui el último.

—¿Participó del relajo que estaban armando?

No lo había hecho, pero por solidaridad me sentí en la obligación de confesar un crimen que no cometí. No lo hice con palabras, me puse de pie y salí al patio a formarme junto a mis compañeros.

Fue un castigo típico. De pie, bajo el sol, levantando sobre la cabeza un escritorio de paleta.

El director caminaba frente a todos nosotros, vigilando que cumpliéramos el castigo sin hablar, sin reír y sin vacilar la fuerza.

Cuando estuvo frente a mí se acercó más y en tono bajo, para que los demás no escucharan, me dijo:

—Nunca acepte un castigo que no merece. No tiene sentido ser solidario si con eso no beneficia a nadie.

**************

Hace algunos días un amigo (yo lo considero amigo, aunque hace mucho no compartimos, luego que yo me hiciera ateo) me etiquetó en una publicación en Facebook, donde invitaba a ser solidarios con los pilotos de buses en su huelga, por ser víctimas de extorsiones, y a que dejáramos de votar por Arzú, porque no ha logrado resolver los problemas de la ciudad y por corrupto.

Importante, como es el tema, no quise solo darle un “Me gusta”, sino saber de las ideas de él, así que pregunté de qué forma podíamos ser solidarios.

Su primera respuesta fue que al menos no debía secundar a Arzú. Luego agregó que, en mi caso, podría no correr ninguna carrera promocionada por el alcalde.

***************

En abril de 2015 corrí mi primera carrera de cinco kilómetros, motivado por el simple y ufano motivo de marcar como “hecho” una cosa más. Eso fue suficiente —Ya antes había empezado a hacer ejercicio por las libras de más que llegaron a incomodarme—. Para beneplácito personal, fue una actividad a la que gustosos se sumaron mi esposa y mis hijos. Desde entonces nos inscribimos en muchas carreras. Disfrutamos los retos —ahora corremos distancias más largas—, la preparación, las entregas de kit, las fotos, el ya tradicional desayuno post carrera, compartir con amigos y familia cuando se apuntan, e incluso sorprendernos o decepcionarnos con la organización de cada una de las carreras.

Para pocos será desconocido el que las dos carreras organizadas por la Municipalidad —que en realidad no organizan ellos sino una empresa contratada para tal propósito— son de las mejores, si no las mejores del país.

Ya participamos y son una maravilla de evento.

Si decido que ser solidario es no apoyar la carrera, pasaría que, si vendieran todas las inscripciones, hablemos de 10,000 —que suelen hacerlo—, alguien más ocuparía mi lugar en la misma, igual correrían 10,000 personas, más los que corren sin inscribirse, y el efecto perjudicial de mi negativa a participar sería cero para la municipalidad. Si no vendieran todas las inscripciones, una o dos de ellas no haría mella en su recaudación.

No obstante, el efecto para mí sería considerable: dejo de participar en los mejores eventos de carrera del país (Lo siento Cobán, la de ustedes es una maravilla, pero la organización podría mejorar), privaría a mi familia de la sana diversión y perderíamos la oportunidad de convivir y compartir con ellos, en un ambiente que nos gusta.

**************

El malestar por una persona y por sus acciones puede hacer que desestimemos asuntos importantes. Por ejemplo, la historia ha probado que los Estados no generan riqueza, que son malos administradores y que sus servicios suelen ser pésimos. La privatización de servicios suele traer beneficios, mejora los mismos y crea competencia de empleo y precios, entre otros. Uno puede estar o no de acuerdo con privatizar, pero desestimar una medida solo por la persona que lo hizo, no está bien. Más aún, así existan pruebas de corrupción en el proceso, esa corrupción no es indicador de que privatizar sea una mala idea.

Quizá esa misma aversión por la persona sea la que haga creer que boicotear un evento afecta una candidatura. Estamos claros que la imagen de Arzú se ve beneficiada con las carreras, pero ésta puede seguir incluso cuando él ya no esté. Lo mejor, si uno se opone a que sea alcalde, es atacar directamente a la persona y más aún, argumentar las causas por las que ya no debería estar ahí.

Quizá esa misma animadversión por la persona sea la que lleve a promover cargar con castigos que no representan un beneficio para nadie.

Mi antiguo director tuvo razón. Solidario se debe ser de forma inteligente.

Sospecho que mi amigo, si llega a leer esto, no tendrá problema en aceptar que tengamos diferente punto de vista. Después de todo me sigue hablando luego que yo apostaté de la fe que antes compartimos.

¡Nos vemos en la 10K!

Saludos

PS. También me gusta la colección de medallas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s