Stronger than you know

tired

Se presentó al punto de salida con su ropa deportiva, un número de participante enganchado al pecho y sus nuevos tenis que estrenaba para la ocasión. Era la primera vez que decidía enfrentar el trayecto de los cinco kilómetros que le separaban de la meta. Como pasa a muchos primerizos, nadie le explicó que a la carrera se va solo a repetir lo que en mejor escala se hace en los entrenamientos, así que esa distancia era totalmente nueva para él. Tenía miedo, el miedo de la inseguridad, el miedo que siembra la duda, el miedo que genera la incógnita, incluso el miedo que provoca la vergüenza que nos da cuando creemos, de forma ingenua, que la gente está en extremo pendiente de nuestras acciones.

El cúmulo de gente empezó a moverse de a poco. Su intención era correr entre la multitud desde el principio, nadie le contó que en ese momento sólo puedes correr si estás en las primeras líneas de salida, luego es imposible por la cantidad de gente alrededor. El ansia crecía. Encontró un espacio y tomó ritmo, corrió superando a muchos, esa sensación era agradable. Cuando escuchó la notificación del celular de que acababa de cruzar el primer kilómetro se dijo a sí mismo, con angustia, que solo tenía que repetir lo logrado hasta el momento, cuatro veces más.

******

Hace unos días vi una frase que me dejó pensando, la cual decía:”You are stronger than you know” (Eres más fuerte de lo que sabes”). Son este tipo de frases que sirven de motivación y aliento para que uno se anime a enfrentar nuevos retos, a la sazón, si somos honestos, ninguno lo hace por eso. Nadie se despierta un día pensando que como es más fuerte de lo que sabe realizará tal o cual actividad. La motivación siempre es otra, un deseo, una necesidad, un ideal, incluso el que alguien lo convenza a uno. No obstante seguimos repitiéndonos falacias como la mencionada, porque ser honestos con nosotros mismos siempre da más trabajo.

El tema es sencillo, si tu crees que eres más fuerte de lo que sabes que eres, automáticamente ya sabes que eres más fuerte de lo que sabías antes de creerlo. Esa creencia profunda en algo te da conocimiento, conocimiento que puede ser falso o verdadero, pero que determina, por mucho, tus acciones. Cada que decidas algo: hacer o no hacer, creer o no creer, aportar o no aportar, meditar o no meditar, etcétera, tal comportamiento estará definido por todo aquello que creas, y eso que crees tiene su base en lo que sabes, o al menos en lo que crees que sabes.

No eres, por regla, más fuerte de lo que crees, tu fuerza puede ser más grande o puede ser menor de lo que piensas. Lo que casi es un hecho es que podrás trabajar en ella para mejorarla (hay excepciones) y de poco te aprovecha creer en ese tipo de frases, acaso para una reflexión de dos minutos en donde puedas sentirte bien o mal con tu persona.

******

Narciso, nuestro corredor, acaba de cruzar la mitad del recorrido, va exhausto y le preocupa que de un momento a otro sus pulmones revienten. Ve a la gente a su lado, casi todos parecen estar disfrutando, él, en cambio, va sufriendo. La idea de detenerse o caminar es una constante en su mente. No quiere, no debe, no aún al menos. Qué van a pensar de él. Su lucha mental y física continúa: “Ya solo tengo que hacer de nuevo lo que he hecho hasta el momento”, concluye.

******

Hubiera sido muy bueno que Narciso aprendiera, ya fuera preguntando o investigando. Hay libros, videos en YouTube, blogs, sitios especializados y ¿por qué no? entrenadores profesionales. Hubiera comprendido que hay que fortalecer las piernas, que se debe respirar con ritmo, que la energía se puede ir administrando y que en sus entrenamientos debió recorrer más de cinco kilómetros para que su cuerpo tuviera la fuerza necesaria y su mente tuviera claro que en el momento de la carrera lograría realizar el recorrido sin problema, porque estaba preparado.

******

Narciso empezó a caminar del kilómetro cuatro al cinco. Se siente mal consigo mismo. Se cuestiona si la frase que leyó en las redes sociales eran ciertas para todos menos para él. Si hay algo malo con él. Se siente mal, derrotado, humillado, desesperanzado.

******

Deja de creer que eres más fuerte de lo que sabes, mejor averígualo. Deja de creer por creer, mejor aprende lo que eres capaz de hacer. Investiga, muévete, no te confíes. Trabaja, actúa, haz.

Siempre, no importa la circunstancia o la actividad que quieras realizar, será mejor saber que creer.

******

Narciso está feliz, ha cruzado la meta y logró cruzarla corriendo. Se dice a sí mismo que es más fuerte de lo que sabía, como leyó en la publicación. Quizá siga en lo de las carreras, no lo ha decidido aún.

Su logro le confirma lo que la frase decía. Seguirá creyendo en frases que suenan bien, después de todo, tiene evidencia de que son ciertas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s