La costumbre de creer

ElCoco3

Llega un momento en que todo niño deja de creer en “el Coco”, ese ser inventado, protagonista de muchas de las amenazas que los padres dan a sus hijos para obligarlos a comportarse de forma correcta, de la canción de cuna que tantas y tantas madres han entonado con la esperanza de ver a sus pequeños dormir y del cuadro que Goya pintara en 1,797. Y casi nunca se da ese despertar a la realidad porque el adulto decida que llegó el momento de confesar que todo se trataba de un truco, es más bien porque el niño, tras imaginar, deducir, analizar y comprobar que la amenaza nunca se cumple, que concluye la falta de veracidad de algo que ni siquiera le explicaron cómo luce.

Así, muchas más verdades se van revelando de a poco en nuestras conciencias, sin necesidad de confesiones. No obstante a veces parece que el deseo de creer es más fuerte que el gusto de analizar y develar la realidad tras las afirmaciones que damos por sentado.

En un programa de televisión de Canal Antigua le preguntaron al candidato a la presidencia por el PRI (antes FRG) Luis Fernando Pérez, que cuánto debería ganar un diputado y su respuesta fue: “Un diputado debe ganar lo que sea necesario, un sueldo que no le permita tener y caer en tentaciones ilícitas ni tentaciones fuera de lugar” y agregó que lo correcto eran los Q22,000 que reciben de los Q29,000 que ganan, porque eso es lo que hay y lo que el gobierno puede ganar ahora.

Por más que lo pienso, no puedo imaginar una cantidad que logre borrar del interior de cualquier persona la ambición, porque el que no tiene quiere, y quien tiene quiere más —en términos generales, así somos los seres humanos—. ¿Dejarían de robar millones si ganaran Q100,000 al mes? ¿Dejarían de hacer enormes transacciones ilegales si fueran Q200,000? La respuesta es un categórico no.

Pero lo más importante de esta idea es que de una forma “elegante” se justifica el robo, porque implícito está que si lo que gana un diputado no es suficiente para alejarle de la tentación de cometer actos ilícitos, se entiende que los realice, y que es dando más del recurso del Estado, para garantizarles una buena y cómoda vida, como se debe evitar malos manejos en la administración pública. Tal lógica no tiene ni pies ni cabeza, porque si eso fuera válido para el Estado, tendría que ser válido para todo ciudadano, pues ellos no tienen porqué tener un trato preferencial ante la ley, y cualquiera podría argumentar que tuvo que robar porque lo que recibe como ingreso no le es suficiente para alejarle de la tentación de hacerlo. A lo mejor podríamos crear una tabla de ingresos y definir a partir de qué monto ya no se justifican la tentación para cometer actos ilícitos. ¡Absurdo!

A un diputado se le paga una cantidad por realizar un trabajo y eso es todo. Y si fuera por méritos nos ahorraríamos mucho dinero, pero ese es otro tema, y uno muy lamentable.

Que no te engañen con éste tipo de falacias. El mismo argumento no es válido en puestos como el de un policía, que si bien es cierto, podemos o no estar de acuerdo en que tengan que ganar más por el tipo de trabajo que realizan, tampoco pueden justificarse las “mordidas” porque sus ingresos no son lo suficientemente abundantes como para alejarles de la tentación. Un policía acepta realizar una tarea, bien realizada —como cualquier persona con el empleo que toma—, a cambio de un monto que estuvo dispuesto a aceptar.

Conozco el caso de meseros en donde los contratan y les dicen que el salario es de cierta cantidad más propinas, pero no sé de nadie que haya ofrecido un puesto de policía más mordidas, ni un puesto de diputado más actos ilícitos.

Tales mentiras están tan arraigadas en nuestros pensamientos a tal punto que creemos que son una realidad. Ojalá algún día dejemos a un lado la costumbre de creer en todos esos “Cocos” que dominan nuestras ideas.

Saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s