Tren de centro comercial

TrenCC2

La escena inicia con el niño en pantalones cortos, boina beige y zapatos empolvados, quien espera por nada, sentado en cualquier banqueta a media mañana, aburrido como quien desde que se levanta añora dar por terminado el día. Pero basta el simple pitido que anuncia la llegada del tren y el gesto de aquel se torna en alegría, sus piernas echan a correr como deseando alcanzar las horas perdidas, con la curiosidad característica del niño, palpable en sus gritos, por las sorpresas que aquel monstruo de vagones, trae consigo.

Hoy en día ese mismo pitido solo sirve de advertencia para que uno se haga a un lado, cuando el diminuto aparato de motor de cuatro vagones decorados con los colores primarios, intenta atravesar entre los visitantes del centro comercial, a una velocidad tan solo un poco más aprisa que la de una estrella de mar cansada.

En los vagones se aprecian dos o tres niños cuyos gestos no permiten hacer lectura de sus emociones, más bien pareciera que están en otro lugar, como cuando ven televisión. Los acompañan dos o tres madres, quienes parece que sí disfrutan el paseo y arden en deseo por transmitir ese mismo sentir a los pequeños, o un padre, de esos que hacen todo porque el niño disfrute su domingo o porque deje de “molestar” un rato.

Al mando del transporte se puede observar a un hombre o a una mujer que parecen haber sido capacitados en el complicado arte de no voltear a ver, bajo ninguna circunstancia, a los ojos de la gente de a pie. Incluso si llegan a soltar alguna palabra para pedir permiso, cosa que solo ocurre cuando los diecisiete pitidos realizados, no funcionaron. No hay sonrisas. Son solo un rostro serio que ve el camino, y una mente con un único propósito: seguir sin parar hacia el destino, hasta que la jornada laboral llega a su fin.

Entonces caigo en cuenta del montón de citas que recibo por las redes sociales sobre la importancia de trabajar en lo que a uno le gusta, para poder ser feliz. En las ideas de algún amigo o conocido, de cómo si se trabaja en lo que a uno le gusta no se trabajará nunca. O en comentarios de los gurús de la motivación, quienes aseguran que cada uno de los aspectos de la vida debe ser vivido al máximo y que se debe dejar la piel en cada empresa que se realice, para que al final del día, orgulloso y satisfecho, uno pueda descansar por la tarea realizada, mientras ellos pueden descansar, tranquilos, por la cantidad de libros que vendieron.

¿Quiénes son ellos para condenar a un trabajador a la infelicidad? ¿Dónde está el manual del ser humano que dice que para esos conductores no hay esperanza, que se equivocaron o que no lograron tomar decisiones acertadas?

En términos económicos es fácil concluir que están ahí porque estar es mejor que no estar, de lo contrario no hubiesen aceptado el trabajo. Pero en términos de filosofía personal, de dónde sacan esa idea de que son todos y cada uno de los aspectos del vivir del ser humano los que tiene que funcionar a la perfección, para dar con la felicidad.

Y tras todos esos conceptos, frustrados y arrastrando los pies, caminan el montón de almas desesperadas y cansadas, porque no logran ser felices y culpan al trabajo, que perfectamente pudiera ser solo un escalón necesario para alcanzar tantas otras cosas. La mayoría de ellas no entiende que aún teniendo el trabajo ideal, somos capaces de ser infelices y de mucho más.

Yo no puedo dejar de observar sus rostros impasibles, porque lo común de sus actuares me parece destacable, pero de ninguna manera puedo, señor y señora chofer de tren de centro comercial, mirarle y ver en usted a una persona infeliz, siendo que la vida le ha de dar tantas y tan variadas oportunidades para experimentar felicidad.

Saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s