Hablemos del amor y de conceptos

loveblogCuando estaba pensando en escribir este artículo me vino a la mente la frase de una canción de DC Talk, llamada Mind’s eye, que está en el que para mi gusto es uno de los mejores discos de música estadounidense cristiana (El tiempo pasa pero hay recuerdos que persisten). La frase dice: “I’ve never seen the wind. I seen the effects of the wind, but I’ve never seen the wind (Nunca he visto el viento. He visto los efectos del viento, pero nunca he visto el viento)”. La canción tiene como objeto explicar que no es necesario ver a dios para contemplar lo que él hace, en un intento de demostrar su existencia.

Es un error común el tomar, a conveniencia, solo aquellos factores sobre un concepto que favorecen al punto que se quiere demostrar. Del viento sabemos muchas cosas, lo vemos actuar, entendemos sus reacciones y le sentimos. No obstante la comparación toma en cuenta solo su cualidad de invisibilidad.

———-

Hace ya algunas semanas realicé una pregunta a varios amigos, por separado. La misma era sencilla: ¿Qué es el amor? Las respuestas fueron por demás interesantes. La primera reacción en la mayoría de ocasiones fue hablar de lo que el amor produce o de lo que “obliga” a hacer. “Produce felicidad; da sensación de bienestar; hace que uno se preocupe por otro; es la voluntad de dar, en ocasiones incluso, sin esperar nada a cambio; es dedicarse a procurar la felicidad en los que se ama; es estar al pendiente, preocuparse y consentir”. Tras dejar que se expresaran volvía a mi pregunta, explicando que no deseaba conocer lo que el amor produce sino lo que es. Tras la aclaración varios se retiraron del ejercicio. Uno dijo, en cambio, que el amor es saber valorar, y que es reflejar en otros los valores que uno estima. Otro que es un sentimiento que une con otra persona. Alguien más que es cariño en proporciones elevadas (aunque no supo explicarme lo que es el cariño). Y uno más que amor es saberse valorar a sí mismo.

Algunos diccionarios se refieren a la palabra amor como un sentimiento intenso que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca la unión con otro. Tal concepto no me agrada porque sería difícil, bajo esa idea, definir al amor propio. Otra dice de un sentimiento que procura reciprocidad en el deseo de unión, el cual completa y alegra. Y un tercero habla de un conjunto de sentimientos que ligan a una persona con otra, o con las cosas o con las ideas. De todas, es ésta tercera la que me agrada más, pues considero que el amor despierta distintos sentimientos en las diferentes circunstancias que se han de vivir al compartir con una persona amada (incluso cuando no hay reciprocidad), y habla del amor más allá de las personas. De cualquier forma es válido destacar que lo que tienen en común las definiciones es que hablan de unión. Por tanto el amor es algo que une, ya a uno con el otro, o a dos en ambas vías, entre otras cosas.

Un dato interesante es que todos asumieron que pregunté por el amor de uno hacia otro, en un contexto romántico. Nadie insinuó sobre el amor a los hijos, a la familia, a los amigos y menos por cosas o ideas. Acaso la idealización de tal sentimiento se da en ese ámbito, dando por sentado al resto, o haciéndolos de menos por las contrariedades e ilusiones que el amor entre una pareja conlleva.

Helen Fisher, en una de sus presentaciones de TED llamada “Why we love, why we cheat (Por qué amamos, por qué engañamos)”, habla de sus estudios sobre el amor y las reacciones que produce el mismo en el cerebro y en la conducta del ser humano. En su magistral conferencia hace diferencia entre tres tipos de amor: el amor lujurioso, el amor romántico y el amor de apego. El primero es aquel cuya finalidad es de tipo sexual, el segundo es la relación entre pareja y el tercero aquel amor que crea una unión “para siempre” con alguien, es decir, el deseo de perdurar y contar con ese alguien a lo largo de la vida.

Un dato interesante sobre el amor lujurioso es que, dadas las reacciones químicas en el cerebro, es poco probable que el sexo casual no termine por convertirse en amor romántico.

Sobre el amor romántico dice varias cosas, entre ellas: que la parte del cerebro que anhela y que desea trabaja más cuando no se obtiene lo que se quiere “The less my hope, the harder my love (Mientras menos esperanza tengo, más fuerte es mi amor). Menciona que es una de las más fuertes adicciones que existen (reacciones químicas a las que el cerebro se hace adicto). Que acapara los pensamientos haciendo a la persona amada el centro de ellos. Y que uno puede listar las cosas malas de la persona amada, pero en el acto se desechan para concentrarse en las buenas (Hace perder objetividad).

Otro dato destacado, sobre los tres tipos de amor, es que, dado que son varios, una persona puede perfectamente amar a más de una persona a la vez, a la sazón, deseo sexual con una, llevar un romance con otra, y anhelar el apego por siempre con una tercera. Cada uno de nosotros poseemos esa capacidad, independientemente de la moral y los límites que ésta establezca.

Por último comento, de la misma conferencia, que el amor produce ansiedad, tanto sexual como emocional. Y también que es creador de motivación y de obsesión.

———-

Dicho lo anterior: ¿Qué le estás diciendo a alguien cuando dices amarle?

Ahí es cuando hace su entrada a nuestro mundo y a la forma de relacionarnos, los conceptos.

Un concepto es la representación mental de la realidad, de un objeto, de una idea, de un algo. Podrás estar, o no, de acuerdo con cosas de lo escrito hasta acá sobre el amor, pero mucho de ello será difícil negarlo. El amor es un concepto complejo que abarca un sinnúmero de ideas, motivos y reacciones, cada cual aplicable a distintas circunstancias. Y precisamente por ello se nos hace práctico utilizar conceptos. Trata de imaginar la forma en que tendrías que expresar eso que sientes, eso que te mueve a unirte a otro y a hacer algo por alguien, si no existiera tal concepto. La explicación sería interminable.

En palabras de Leonard Piekoff: “La esencia de un concepto es que nos permite mantener un número incontable de puntos concretos sin enfocarnos en ninguno de ellos”.

Suelo mantener discusiones con varias personas sobre temas que, asumo, encontramos interesantes. Lo que no me gusta y considero una mala práctica, aunque reconozco que en ocasiones he hecho uso del recurso, es que se utilice una simple definición de la RAE para “ganar” una discusión. Los conceptos, cuando se utilizan como argumentos, deben ser descompuestos, analizados y colocados en el marco de acción pertinente, para que tomen peso.

No es suficiente comparar la invisibilidad del viento, dejando por fuera las características de un concepto que permitan destruir el punto que se pretende defender; ni acudir a una escueta y simple definición, cuando se quiere analizar a profundidad un tema.

Saludos.

2 comentarios en “Hablemos del amor y de conceptos

  1. Recién desafiaba a un amigo a definir un concepto que el utilizó en una discusión. Por respuesta obtuve un link a wikipedia y otro a un video. No me interesaba, en esa ocasión, saber lo que otros decían sobre la definición del concepto en discusión, lo importante, para mi y solo para mi, era sobre el sentido que mi interlocutor le estaba dando, que uso le dió a la palabra porque al final somos responsables individualmente de utilizar correctamente el lenguaje y hacerlo de forma consciente de los alcances y limitaciones del idioma.
    Aristóteles hace una interesante disección del concepto amor, en la próxima sesión de la hermandad del anillo, será interesante explorar mas este tema.

    Me gusta

    1. Me hace recordar esa frase tan popular y errónea de “Soy responsable de lo que digo, no de lo que entiendes”… la intención del lenguaje es transmitir un mensaje, sin la misma hablar se vuelve un despropósito. Deberíamos asumir, copiando la palabra que utilizaste, responsabilidad al expresarnos y transmitir.

      Ojalá sea pronto la sesión de la hermandad del anillo.

      Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s