Semana de ocio

fogata_blogHabían tardes, sobre todo cuando eran frías –mis preferidas–, que nos sentábamos en las banquetas y las pestañas de las pequeñas paredes de alguna casa vecina, con el único propósito de hablar de cualquier cosa: chismes, travesuras, regaños, datos curiosos escuchados de los maestros o de familiares adultos, incluso discusiones sobre las creencias de cada uno. No importaba… siempre hubo tema que nos entretuviese y divirtiese.

Algunas veces la señora de la antepenúltima casa del fondo –una que quedaba muy grande para alguien que vivía sola– pasaba enfrente e invariablemente se refería a nosotros con mal gesto y la frase: “¡Ya andan de ociosos!”, a lo que nunca contestábamos, algunos porque la señora no era de nuestro agrado, otros porque sentían temor de aquella que hizo víctima de sus corajes a varias de nuestras pelotas y otros porque simplemente no sabían qué contestar ante la acusación.

El día de hoy leí la columna publicada por Franco Martínez Mont en Prensa Libre y vi con agrado su llamado a no confundir el ocio con la holgazanería, qué mucho ha de tener que ver con el equivocado dicho que dice: “El ocio es la madre de todos los vicios”, una visión condenatoria de todo aquello que persiga descanso y diversión, con tintes doctrinales de culpa, sufrimiento y castigo como virtudes.

Por el contrario el ocio es un distintivo de nuestra especie, una muestra de nuestro avance, un pequeño símbolo de madurez como individuos, incluso un aspecto importante de la libertad. Tenemos la posibilidad y la capacidad de alejarnos, por espacios de tiempo, del trabajo y las tareas necesarias para la supervivencia. Podemos elegir la forma en que hemos de ocupar ese “tiempo libre” con el que contamos, por mucho o poco que sea.

El columnista hace un par de cuestionamientos fuera de lugar, como el preguntar por el rol del Estado en el ocio, siendo un tema que a éste no le compete en absoluto, aunque entiendo que su punto sea el apoyo y promoción de actividades culturales, faltaba nomás que fuera el Estado quien decida qué queremos consumir en nuestro tiempo libre, como tampoco tendría que decidir invertir los impuestos que se le dan para otros fines en lo que el gobierno decide que es lo “correcto”… el papel del Estado debería de ser uno: no meterse. También habla de desprivatizar la enajenación que producen las redes sociales en la conciencia colectiva. De entrada no existe tal cosa como conciencia colectica, tu, que lees esto, estoy seguro, tienes la capacidad de pensar por ti mismo, por mucho que estés expuesto a las redes sociales –que a pesar de los beneficios parece que está de moda satanizarlas–, que lo hagas o no es decisión tuya. El que muchos estén de acuerdo o el que estés de acuerdo con la mayoría no te hace parte de un colectivo, es sencillamente una elección personal.

Cuenta también Martínez Mont el resultado de la Primera Encuesta Nacional de Juventud en Guatemala de 2011, mencionando las horas que los jóvenes dedican a distinto tipo de actividades como el trabajo, actividades domésticas, estudio, etcétera. De nuevo, eso no significa mucho. No hay nadie que pueda determinar el tiempo de ocio que necesitas. Sostengo que no hay necesidad de llenar una cuota, pero que en cambio debe de aprovechársele: si se busca diversión, divertirse mucho; si se va a descansar, disfrutarlo; y si se piensa invertir tiempo en la formación personal, meterse de cabeza, no solo para aprender, sino para disfrutar el logro de metas.

El ocio no es un desperdicio de tiempo. Aunque la definición es amplia lo reduzco a los tres temas mencionados en el párrafo anterior: diversión, descanso y formación. Todo ello es aprovechable y todo eso es productivo o colaborará con la productividad posterior.

En Grecia se entendía por ocio al tiempo dedicado, principalmente por filósofos, en reflexionar sobre la vida, las ciencias y la política. Con un toque de humor, temas muy diversos y mucha diversión, quizá era eso lo que hacíamos con los amigos en aquellas tardes. La señora tenía razón, posiblemente solo fue que no la entendimos.

Saludos

PS. Para la mayoría, ¡Qué disfruten su semana de ocio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s