Entre comidas rápidas

Comida Rapida 2Se había ido a vivir una temporada a España. Con muchas historias, anécdotas y vivencias regresó a Guatemala y quedamos en juntarnos para que me contara de su experiencia. En aquel entonces recién estaba de moda 4 Grados Norte. Al llegar no pudo evitar, aparte de agradarle lo que veía, compararlo con lo que había conocido y aseguraba que mucho era una copia de por allá. En una mesa y acompañados de un par de bebidas, procedió a contarme de la cultura, la forma de tratar, cosas que le pasaron, lo que conoció, precios, economía y seguridad, entre muchas otras cosas. Yo prestaba atención, tanta como la cantidad de envidia –la que desea emular lo bueno en alguien más– que me circulaba por las venas… siempre he querido conocer aquel lugar.

Me contó también, que había tenido oportunidad de conocer algún otro país y me relató que había ido a un McDonalds, si la memoria no me falla, en Italia, en donde, con el grupo que fueron, les dijeron algo como: “Eso no se va a levantar solo”, cuando pretendían salir del restaurante sin levantar las bandejas de las mesas. Con algo de pena, cuenta, regresaron por ella y depositaron restos y bandejas en los lugares asignados para ello.

¿Cuál es la fuente de nuestra moralidad?

En Guatemala se suele emitir el mismo tipo de juicio, aunque difícilmente un extraño se dirija a alguien para “regañarlo” por no hacer lo que, según su criterio, es correcto. Acá no pasa de miradas mal disimuladas o de comentarios, entre broma y acusación, de quien acompaña a quien decide no levantar la bandeja que recién a utilizado.

Imaginemos tres escenarios: El primero es una pareja de amigos, cualesquiera sexo, que al terminar de comer y sin tener nada más qué hacer, deciden retirarse dejando las cosas en la mesa. El segundo es otra pareja que luego de alimentarse, conversar y reír un rato, ven el reloj y salen aprisa dejando todo sobre la mesa porque tienen que regresar a la empresa donde trabajan, misma que tiene una estricta norma de puntualidad y respeto de horarios. El tercero es una pareja que pasan bien el rato, de lo más desentendido de todo cuanto les rodea, pero que luego de una llamada salen casi atropellando a todo mundo, luego de ser notificados de alguna emergencia.

Quien considere que es correcto, o una obligación moral, levantar las cosas de la mesa es muy probable que esté de acuerdo con que la primera pareja hace mal, porque no hay una justificación a su “mala acción”; es posible que con la segunda pareja dude un poco, puede pensar que ellos debieron considerar el tiempo para hacer su “buena acción” o dar como valida la excusa; con la tercera pareja estarán de acuerdo en que se justifica totalmente que dejen las cosas sin miramiento alguno. ¿Cómo saber lo que ocurre con cada persona que se levanta de una mesa?

Lo cierto es que existen personas a quienes se les paga porque levanten las cosas de las mesas, las mantengan limpias y se encarguen de mantener agradable el lugar. Dichas personas no reciben caridad de parte de sus patronos, son empleados cuyos salarios se obtienen de la venta de lo que se consume. Dicho de otra forma, cuando se paga la comida, también se está pagando ese servicio, no es un regalo al cliente. Éstas personas trabajan por horario y regularmente están activas, no saldrán más temprano porque muchos decidan levantar sus cosas, ni tendrán, con ello, oportunidad de sentarse a descansar un rato o esconderse en algún sitio.

Cuando se va a un restaurante con personas que atienden a la mesa, también el salario de ellos se paga con el consumo, pero ahí, parece ser, no se experimenta ninguna culpa porque éstos lleven y levanten los trastos que uno ha utilizado. Aparentemente ese juicio moral funciona solo en restaurantes de comida rápida.

Dudo mucho cuando me dicen que es un tema cultural o de educación. Para mí pasa más por la emotividad de ayudar a esas “pobres personas” porque el juicio de muchos sugiere que es un mal trabajo, siendo que en realidad solo es un trabajo, uno que aceptaron a cambio de una remuneración que les pareció suficiente. Yo no puedo sentir culpa por no ayudar a alguien que está realizando un trabajo que aceptó por voluntad propia y por el que recibe un sueldo.

Hay cierta situación en la que, cuando se da, procuro siempre levantar la bandeja que he utilizado: cuando el lugar está lleno, casi no hay mesas disponibles y hay gente esperando. Esto lo hago porque me gusta ser cortés, no porque me mueva la lástima. No puedo sentirla por un trabajador, pues por el contrario lo que siento es respeto por cada uno, independientemente de la labor que desempeñe.

Quizá es que el ser humano necesita crear buenas acciones, sencillas de realizar, para sentirse bien consigo mismo.

Saludos

PD. Cierto es que en situaciones como la que se vive hoy mismo en San Marcos es importante que la ayuda llegue, pero qué agradable e importante sería que la misma se de por la voluntad de cada uno de ayudar y no por lástima o como respuesta a intereses personales.

PD2. Desear que estén bien y escribir mensajes de que se siente pena por ellos, no es ayudar.

Un comentario en “Entre comidas rápidas

  1. Bueno, soy de la misma opinión de que la persona que levanta las bandejas recibe un sueldo por mantener nítido y de agrado para cada uno de los clientes a llegar, reconozco que soy una de ellas que regularmente no levanta la misma, por lo escrito anteriormente, también cuando hay mucha gente, de igual forma, trato de ser cortés en levantar lo utilizado y dejar la mesa desocupada, se han dado oportunidades en que las mesas están con las bandejas utilizadas y sucias y la persona encargada está platicando, inclusive he tenido que ir a llamar a alguien para que limpie la mesa a utilizar, referente a la persona que criticó en otro país, que las cosas no se levantan solas, es gente que muchas veces critica por criticar, pero en la realidad y en sus casas no son capaces de levantar ni un plato, menos de agarrar una escoba, como dijeran ( solo Pantalla ).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s