¿Libertad para qué?

Prohibido OpinarTres amigos, una mesa, dos cafés y una cerveza. Es sábado por la tarde y decidimos juntarnos porque sí, con el propósito de conversar un rato, reír de las ocurrencias que seguro tendremos y discutir de los temas que nos interesan o por lo menos para mostrar interés en el que al otro le interesa. Las horas avanzan deprisa. Segunda ronda de cafés y cerveza. No está tan bueno de sabor… importa poco. Más anécdotas, alguna confesión, el ambiente se pone cauto… quien cuenta la historia se ríe de sí mismo, señal de inteligencia, y vuelve lo alegre al ambiente.

La reunión llega a su fin. Salgo del lugar con una sonrisa, no se si se percibe en mi rostro, no soy consciente de ello, pero por dentro la llevo. Camino hacia el auto mientras voy meditando que hay conversaciones que debieran quedar guardadas en un lugar más seguro que la memoria.

“¿Libertad para qué tenes?” Fue una de las preguntas que uno de mis amigos hizo y sobre la que estuvimos discutiendo.

Estoy aburrido de leer y escuchar sobre el nacionalismo de Ricardo Arjona. Mi punto de vista es sencillo: es una persona libre y como tal puede hacer con su carrera lo que quiera e ir un pos de los objetivos y metas que desee, si lo de él es ganar dinero que lo haga y si lo fuera regalar todo lo que tiene, bien por él, aunque en realidad no lo aplaudiría por esto último. Llama más mi atención aquellos comentarios que tratan de condicionar las opiniones, en especial cuando hacen uso de la emotividad para dar peso a sus argumentos.

Que cómo la gente podía hablar todo un día del “dilema” de Arjona pero que nadie decía nada de la persona a la que, por robar su celular, habían asesinado. Que teníamos el país que merecíamos y que todos éramos una… bueno… malos ciudadanos.

Leí que ahora que a principios de marzo estuvieron pidiendo donaciones para lo que parece ser una buena causa, misma que muchos aplaudieron (por lo menos fue lo que percibí en Twitter), en una esquina, los jóvenes, con el entusiasmo y energía que les caracteriza, entonaban a todo pulmón un canto que decía: “Ese no dona, ese no dona, ese…” para avergonzar a quien no aportaba como mínimo los diez quetzales que solicitaban y obligarlo, a él y a quienes observaran el feo espectáculo, a realizar su aporte.

Hace unos días leí un tweet de Gloria Álvarez, sobre un proyecto en donde plantarían 1000 árboles, que empezaba: “MAÑANA!!! Todos los buenos chapines que buscamos…” No lo podía creer. Favorablemente lo leí completo y entendí —espero— lo que quería decir.

¿Qué libertad es la que tenemos? ¿Para qué nos alcanza?

Tenemos más límites que libertades, quizá es por eso que me interesa tanto el tema de la defensa de la poca con la que contamos.

Tienes el derecho de hablar del cantante que te plazca, el actor que te guste y el artista que te parece que merece que inviertas tiempo y recursos en él, para criticarlo o alabarlo, pues no importando lo que digas, será tu punto de vista. Puedes regalar tu dinero a quien quieras o guardarlo para ti mismo, total, es tuyo, fuiste tu quien, en el mejor de los casos, hizo y trabajó para obtenerlo y nadie tiene derecho sobre él, ni siquiera con chantajes emocionales. Los buenos chapines no son los que siembran árboles, eso es una actividad plausible y que el medio ambiente podrá llegar a agradecer, pero así como una buena obra no te hace “bueno” tampoco te hace malo el no hacerla.

Aclaro que el tweet de Gloria decía: “MAÑANA!!! Todos los buenos chapines que buscamos DEMOSTRAR nuestro compromiso VERDE con Guate, estaremos en la…”. Si bien hace una incorrecta generalización, porque nadie puede asegurar que todos los que fueron sean buenos chapines, en éste caso la naturaleza del individuo no está totalmente juzgada por esa actividad.

La recreación también es una industria y mueve fuertes cantidades dinero, lo que significa empleos, y eso es gente trabajando, produciendo… personas que tendrán, quizá, luego de satisfacer sus necesidades principales y si así lo desean, para donar a donde ellos quieran.

Utilizar la culpa para manipular no está bien, pero como es difícil cambiar a las personas que abusan de ella, en parte porque están convencidas de que lo que hacen es correcto, es tarea de cada uno de nosotros no dejar que nos manipulen con chantajes a las emociones. Esto no quiere decir que esos temas y mensajes que comparten no sean importantes, quizá hayan algunos importantes, pero hay mejores formas de “hacer conciencia” en la gente y convencer de que hay que actuar en pro de algo. La culpa roba libertad.

Sería muy lamentable que llegara el día en que no tuviéramos la libertad ni para elegir sobre qué queremos hablar, y debemos estar conscientes de que por muy lamentable que fuera no es del todo imposible.

Yo por mi parte estoy entusiasmado con el tema de la legalización de las drogas y sigo sin entender por qué en las últimas ediciones de la sección The New York Times de Prensa Libre no se menciona nada de eso, o quizá lo entiendo pero me cuesta aceptarlo. También sigo tratando de entender por qué la OTAN está juzgando y actuando distinto en Siria de como lo hizo en Libia. Y estar pendiente de esos temas en lugar de la nota de prensa que habría podido salir sobre la escuela que no cuenta con pupitres no me hace una mala persona.

Ojalá pronto tengamos otra reunión con los amigos en donde podamos discutir de lo que deseemos.

Saludos

Un comentario en “¿Libertad para qué?

  1. Esta generalización de la que hablas me recuerda mucho a un tema notorio (por ridículo) en la actualidad de España, las guías de “lenguaje no sexista” propuestas por distintas organizaciones.

    La RAE respondió con un informe muy interesante http://bit.ly/xNkKX6, del cual resalto una parte:

    “Entre los aspectos que comparten las guías de lenguaje no sexista destaca sobre todo una argumentación implícita que me parece demasiado obvia para ser inconsciente. Consiste en extraer una conclusión incorrecta de varias premisas verdaderas, y dar a entender a continuación que quien niegue la conclusión estará negando también las premisas.”

    Esta forma de argumentar está presente casi siempre que se usa la culpa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s