Traducir el mensaje de la legalización de las drogas

cannabisSi pasará el tiempo. Allá por octubre del 2010 puse en mi muro de Facebook el siguiente comentario: “En California tienen la oportunidad de hacer historia el 2 de noviembre. Espero que la aprovechen y legalicen la marihuana”. El mismo hacía referencia a las elecciones en donde los votantes decidirían si, en términos nada técnicos, se legalizaba el consumo de marihuana para uso recreativo. En aquella fecha ganó el no.

Mi frase desató una “conversación”, en los comentarios con un antiguo compañero de trabajo quien, en forma irónica, preguntaba si lo que seguiría después sería la legalización de la trata de personas. Traté de explicarle que una cosa es que alguien se haga daño a sí mismo al abusar de las drogas y otra muy distinta el uso de la fuerza de unos para con otros. Terminó mostrándome datos de porcentajes de accidentes que ocurren entre los jóvenes por el alcohol. Datos incompletos que no concluyen nada, porque decir que el 80% del 50% de los accidentes violentos son causados por embriagarse parecen más números que intentan solamente alarmar o hacer noticia. El 80% del 50% de 5 accidentes serían 2. Y eso tampoco nos dice cuántos accidentes hubieran si el alcohol fuera prohibido (aunque venderle a menores de edad lo es).

Recientemente vi un video en TED llamado: Comedy is translation, en donde Chris Bliss explica las ventajas de utilizar la comedia para comunicar un mensaje. En el mismo cita a Gregory Rabassa: “Cada acto de comunicación es un acto de traducción”.

De la exposición me llamó mucho la atención cuando Bliss cuenta que su pasión más grande ha sido la comunicación y que desde pequeño lo que realmente quería era entenderlo todo, con el objetivo de comunicarle ese conocimiento a todos.

Ahora que en Guatemala se está hablando de llevar a discusión el tema de la legalización de las drogas, me gustaría tener esa habilidad de poder comunicar, de manera objetiva, lo que pienso; que como dice Bliss el mensaje quedara traducido para quienes lo leen; que se pudiera discutir sin moral, prejuicio o religiosidad el tema y los beneficios que conllevaría el cambio. Y si no soy yo, me gustaría que aparecieran los apasionados de la comunicación que tradujeran el mensaje de forma correcta para que por lo menos el tema sea conversado y no que se le satanice de entrada. Lo cierto es que la forma en que se enfrenta el problema de las drogas actualmente, con la prohibición, no ha dado resultado y hay suficientes argumentos para respaldar, con seguridad, que no los dará.

Me alegré de ver una nota en el diario La Nación llamada: “El caso a favor de la legalización de las drogas”. Es provechoso leer el artículo que, de forma clara, expone el planteamiento, explica que la legalización no es la solución para los problemas de drogadicción sino para la violencia que se genera alrededor del narcotráfico y la diferencia que hay en el uso de drogas y el abuso de las mismas, entre otras cosas”.

Quizá Bliss tenga razón y haga falta alguien que con maestría en el uso del humor logre transmitir el mensaje de la legalización de forma clara y contundente, pero mientras tanto, esfuerzos como el de Juan Carlos Hidalgo (aka @jchidalgo) en su columna y el de todos los que podamos aportar opinión sobre el tema, valen la pena.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s