Metáfora de la Bombilla

Metafora Bombilla Creo que lo llevé, porque era lo que estaba leyendo entonces, para la tercera reunión de Lectores Chapines. Ya para entonces a los asistentes les llamaba la atención que yo estuviera consumiendo un libro llamado: “El poder de la Cabalá”, pero lo cierto es que me lo habían regalado y recomendado. Aparte pensé que seguramente, quien me lo regaló, me preguntaría lo qué me había parecido, tal pregunta no llegó hasta hace solo un par de días. En la charla me comentaron de lo corto, directos y claros de los mensajes que se daban en el texto, y de lo práctico y aplicables que son para la vida diaria.

Hojeando el libro, durante la conversación, se detuvo en un tema llamado: “La Metáfora de la Bombilla Aplicada a la Vida”. En síntesis (más aún) explica como la resistencia evita que se cree un corto circuito.

El ser humano tiene varios aspectos que lo diferencian del resto de animales, pero uno de los que más me intriga es ese deseo de querer renunciar a la propia naturaleza y adoptar una nueva. Es como que el hombre se siente incómodo siéndolo. Pretende renunciar a aquello que le causa gusto o placer, en especial renunciando a la individualidad y a todo aquello que se perciba como egoísta.

Hay una tendencia a renunciar (casi siempre se queda solo en intento) a lo que nos es innato, porque hemos sido alimentados con la idea de que vinimos desperfectos desde que iniciamos nuestro recorrido en éste mundo. Que nuestra vida solo es un medio para que sean alcanzados los fines de otros. De tal cuenta tendríamos que “resistir”, como menciona la metáfora, para evitar el “placer directo”.

La metáfora concluye, como lo mencioné, con el hecho de que cuando la resistencia falla, se crea un corto circuito y que después de éste sobreviene la obscuridad. Aplicado a la vida, significa que después del placer, no tendrás más. Que después de cualquier experiencia tienes que entender que vendrá un período en el que esa sensación desaparecerá y que quizá la extrañes, te duela o lo lamentes. Dicha enseñanza te daría temple para afrontar las situaciones de la vida.

Lo que explica es cierto, pero no se necesita del misticismo, de la fe, o de la guía espiritual de alguien para entenderlo. Es suficiente con que utilicemos nuestra razón. Los períodos de placer no son eternos, todos tienen caducidad; todo en la vida se mantiene cambiando, ya sean lugares, personas o circunstancias; durante tu vida irás experimentando distintas emociones, atravesando por distintas situaciones que no mantendrán una constante. Si subes una montaña luego te tocará bajarla. Si vas de viaje a algún lugar luego tendrás que regresar, o quedarte a vivir ahí, en cuyo caso la percepción del mismo cambiará, dejarás de ser un turista, por lo tanto el viaje, como tal, terminará.

Una verdad, por simple o compleja que sea, disfrazada de palabras místicas tienden a confundir, pero ni por adornadas dejan de ser verdades, ni por ser verdades necesitan de una explicación que provenga de cosas que no se pueden comprobar, que sean inexistentes o que apelen a una creencia.

No, no podría recomendar la lectura de ese libro, pero una verdad lo sigue siendo independientemente del color del cristal con que se vea. Haríamos bien si hacemos uso de la razón para evaluar y no nos fuéramos con las muchas fintas que existen.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s