Mientras otros mueren de hambre

La frase que titula éste post, es quizá una de las más trilladas y eficientes que existen. No por gusto desde pequeño nos la “aplican” con aquello de: “Comete toda la comida aunque no te guste, porque vos desperdicias, mientras otros mueren de hambre”. O que tal aquella de: “Nosotros hacemos un esfuerzo por darte lo que tenes y vos te dedicas a destruirlo, mientras otros mueren de hambre”.

Leí un artículo de una persona que está en contra del futbol y obvio, para éstas fechas, hace énfasis en el mundial. Uno de sus argumentos es que no entiende cómo la gente (yo incluido y en primera fila) podemos disfrutar del consumismo del futbol, mientras hay gente que muere de hambre.

Entonces ¿qué es la libertad? Pensé que ella me daba el derecho a gastar mi dinero y mi tiempo como yo quisiera y en lo que yo quisiera. La “culpa” se carga cuando uno es causante de algo, no sé por qué habríamos de sentirla quienes disfrutamos de un deporte.

Si el argumento es válido, entonces dejemos de tener computadoras, vehículos, celulares, relojes, porque mientras nosostros disfrutamos de este mundo moderno, hay gente que muere de hambre. Adiós a mi libertad de ir a un restaurante que me llame la atención, no más Xetulul, las vacaciones son un lujo que no nos debemos dar si hay gente muriendo de hambre. Volvamos a lo básico y dejemos de disfrutar de las cosas, porque es inhumano hacerlo, mientras otros mueren de hambre. A nuestros hijos no les demos gustos y empecemos a cargarles la espalda de culpa, porque si lo hacemos desde que son pequeños, quizá no lleguen a ser muy felices, pero serán “más humanos” y con eso ha de ser suficiente.

Cómo se puede reír uno de un chiste, cuando hay gente que está en desgracia. No es válido ir a tomar un café con los amigos cuando hay gente que perdió todo en los terremotos que cada vez son más continuos. No vayamos al cine, que quiebren los centros comerciales. Olvidémonos del teatro, que es cierto que es arte, pero es mas importante el hambre de tantos. Comamos solo lo necesario y olvidemonos de lujos, porque supongo que a la gente que no tiene le tranquilizará, si no su hambre, por lo menos su alma.

O una mejor idea, dejemos de cargar con culpas que no nos corresponden.

La culpa es devastadora. Es capaz de restringir ideas, eliminar voluntades, nublar opiniones, tergiversar la realidad, hacer que las personas actúen en contra de lo que quieren y dominar masas, entre otras cosas. Lo saben políticos, religiosos, los defensores de causas humanitarias, los defensores del ambiente. Lo saben hasta las mamás… y aunque es un truco viejisimo, seguimos cayendo en la trampa.

Saludos

PS. Seguramente la persona que no apoya el mundial, no se ha enterado de los beneficios que obtiene un país al ser sede de un evento tan grande, por el comercio que se genera.

2 comentarios en “Mientras otros mueren de hambre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s