El día que Nietzsche lloró – Irvin D. Yalom (Review)

Hace algunos meses publique una cita en mi tumblr, que dice así:

“El tiempo de la vida humana no es más que un punto, y su sustancia un flujo, y sus percepciones torpes, y la composición del cuerpo corruptible, y el alma un torbellino, y la fortuna inescrutable, y la fama algo sin sentido […]. ¿Qué puede pues guiar a un hombre? Una única cosa, la filosofía.”

Marco Aurelio

Y es que hay dos tipos de filósofos: Los que gustan de conocer y los que toman ese conocimiento y tratan de aplicarlo a su vida.

El libro de Yalom, aparte de ser un viaje por una exquisita novela, en donde tuvo la habilidad de mezclar hechos verdaderos con la parte de la trama creada por su persona, dispara psicología y filosofía por todas sus páginas (yo me quedo con lo segundo). Da interesantes datos que pudieran hacer más comprensibles algunos de los puntos que Nietzsche comparte en sus libros (El eterno retorno, por ejemplo). Pero sobre todo me gustó que la historia muestra a la filosofía, como algo práctico. Los protagonistas la viven o intentan vivirla, dándole sentido a la misma.

Es un excelente libro que recomiendo leer.

Algunas citas:

“No son respuestas satisfactorias, doctor Breuer. Cuando dice que un médico cura, un panadero hace pan, o uno pone en práctica su vocación, no habla de motivos, sino de hábitos. En su respuesta ha omitido la conciencia, la elección y el interés propio. Prefiero que diga que se gana la vida: por lo menos es algo que puedo entender. Uno lucha para llevarse comida a la boca. Pero usted no me pide dinero.”

“Enseñar filosofía y utilizarla en la vida son dos tareas muy diferentes.”

Todos los padres mueren: el suyo, el mío, el de todos. Ésa no es una explicación para una enfermedad. Yo amo los actos, no las excusas.”

“A veces contemplo la esencia de la vida de una manera tan profunda que de repente miro a mi alrededor y veo que nadie me acompaña, que mi único compañero es el tiempo.”

Una de mis favoritas:

Llegará el momento en que los hombres dejarán de temer el conocimiento, en que dejarán de disfrazar la debilidad de “ley moral”, en que hallarán valor para rebelarse contra la obligación de los mandamientos.”

Será difícil que el lector al final del libro (o a lo largo de él) no se realice cuestionamientos a sí mismo, de esos que llaman existenciales.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s