El paraje del sur – Viaje del Escritor IV

Muy al sur, detrás de la última montaña, se encuentra un paraje que nadie por si solo podría encontrar. No son pocos los que han intentado dar con él. Se han trazado mapas, dibujos, textos completos a modo de diarios, creados con la intención de que otros expedicionarios no recorran los mismos caminos y que, abriendo nuevas rutas, puedan dar con el tan codiciado lugar. El hombre ha dejado fortunas, familias, placeres y la vida misma por aquel trofeo. Pero los que volvieron, lo hicieron con las manos vacías y con los sueños y esperanzas destrozadas.

En esas expediciones siempre llega un momento en que las fuerzas se agotan. Rendidos todos, buscan algún refugio donde descansar, que nunca es otro que el camino mismo. Entonces en muy contadas ocasiones, alguno de los desmayados empieza a escuchar un cantar muy agradable e hipnotizante. El hambre en él desaparece, el cansancio retrocede y teniendo como guía el dulce sonar, y como únicos testigos la inmensidad de la nieve y el abrazo del frío, no se le encuentra más y el afortunado logra llegar al ansiado destino.

El lugar es una bella ciudad, que pareciera estar hecha de cristal. Es un poema a la vista. No al modo de “El Dorado”, sino más bien está formado por sutiles formas, buen gusto en el paisaje y dentro se respira serenidad, lo que lo hace perfecto. No hay muchos habitantes, pero los que están, transmiten mucho temple y orgullo. Dan la bienvenida al confundido recién llegado. Le alimentan y le visten. Le dan un buen lugar para descansar y luego de unas horas le cuentan el motivo por el que lo han llevado hasta ahí.

Unos meses después el escogido vuelve de su extraño viaje. Ha estado con unos seres que conocen respuestas a preguntas que a diario nos atormenta. La razón de nuestro existir, el por qué del tiempo, qué es correcto y qué no lo es. Así mismo aprende de las debilidades del hombre. Lo que más nos gusta, lo que más necesitamos, lo que nos es preciso escuchar para sentirnos bien con nosotros mismos. Aprende de la insaciable necesidad que tenemos los seres humanos de creer en algo. Del placer que experimentamos al creer que “solo yo, como afortunado, poseo la verdad”, y que por lo tanto todos los demás están equivocados.

Pero el que fue llamado, también es hombre. Nunca se desprende de las mismas debilidades que le fueron enseñadas como defectos, pero él ya no se siente igual a los demás. También es avaro y el ansia de poder lo domina. La necesidad de reconocimiento y de que le rindan culto, porque él y no los otros fueron los escogidos, dominan su originalmente buena intención de pregonar los secretos de la vida. Piensa que no tiene sentido dar tanta libertad a las personas con tanto conocimiento. ─De todos modos no sabrían valorarlo─ se convence. Y entonces hace uso de toda su sapiencia para inventar verdades que son más adecuadas para el oído humano.

Muchos de los privilegiados al regresar, crearon religiones que todavía hoy día dominan grandes masas. Otros se conformaron con pequeñas sectas, algunas con mucho poder para influenciar las mentes. A otros les ganó la culpa y solo tiraron pequeñas ideas que de todos modos les dio un beneficio personal muy grande. Hasta ahora ninguno de ellos pudo pelear contra su naturaleza.

Mientras tanto los habitantes de aquella ciudad se burlan de nuestra especie, porque saben que nadie será capaz de no ser corrompido por el don que ellos otorgan. Y el resto de nosotros seguiremos esperando por siempre que alguien nos transmita el conocimiento de la verdad.

——————-

Ahora tocaba inventar una leyenda. Esta es mi contribución al Viaje del Escritor IV de Lectores Chapines, pueden leer otras historias aquí.

Saludos

2 comentarios en “El paraje del sur – Viaje del Escritor IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s